Ana Sanz Magallón, doctora de guiones

Academia

Un año más la script doctor nos da consejos de escritura de cara posicionar mejor los proyectos en el contacto con agentes y productores

La figura del story editor es esquiva en el ámbito cinematográfico, entre otros motivos por la discreción que implica su trabajo. Se trata de una figura que sirve de acompañamiento y ayuda al guionista, permitiéndole contar con el asesoramiento de un analista experto que le ofrece un análisis de su historia desde fuera, igual que quien quiere colgar un cuadro precisa de unos ojos que, desde lejos, le ayuden a saber si está o no torcido. 

Además, en ocasiones, se trata de una figura que sirve de intermediaria entre guionistas y productores, facilitando un diálogo creativo y el entendimiento entre ambas partes para llevar a buen puerto las historias. 

Ana Sanz Magallón en el máster de guion
La story editor Ana Sanz Magallón visita el Máster de guion de la UPSA. Imagen de archivo.

Coincidiendo con la reedición de su libro Cuéntalo bien: el sentido común aplicado a las historias, la analista y consultora de guiones Ana Sanz Magallón nos acompañó un año más. A lo largo de la clase que compartió con los estudiantes, la profesional desgranó trucos y recursos tanto referidos a la estructura dramática, como secretos de redacción y también estrategias de contacto y venta de proyectos. 

Ana Sanz Magallón es una de las más reconocidas analistas y consultoras de guion a nivel nacional. A lo largo de su carrera ha analizado más de un millar de proyectos, y ha participado en el desarrollo de una treintena de filmes entre los que destacan Verano 1993 (Estiu 1993, Carla Simón, 2017), Todos están muertos (Beatriz Sanchís, 2014), El truco del manco (Santiago Zannou, 2008), o Bajo las estrellas (Félix Viscarret, 2007).

¡Compártelo!
Puedes seguir el día a día del Máster en Guion en nuestros perfiles de TwitterFacebook e Instagram, y, también, suscribiéndote a nuestra newsletter.
Estructura y análisis de la risa en el cine
Noticias relacionadas
Menú