“Cómo ser guionista y no acabar en el fondo de una piscina”

Carlos Crespo, exalumno del Máster de Guión de la UPSA, triunfa en el Sundance Channel Short Film Competition

25 julio 2016 | Alumnos y ex alumnos

13388844_10153868923624317_148467799_o

El antiguo alumno se ha incorporado recientemente a un equipo de guionistas de Atresmedia para desarrollar un nuevo proyecto

Terminó el Máster hace apenas dos ediciones, y desde entonces no ha parado de trabajar. Con varias obras de teatro y diversos proyectos a sus espaldas —entre los que se cuenta nada menos que el guión de un largometraje—, el antiguo alumno Carlos Crespo afronta una nueva etapa en Atresmedia después de haber obtenido el gran premio del jurado en el Sundance Channel Short Film Competition.

¿Qué has estado haciendo en lo profesional desde que dejaste el curso hasta ahora?

Desde que terminé he estado escribiendo sin parar y aprovechando el tiempo en casa. Es lo bueno del guión, que estar sin trabajo no significa que tengas que quedarte parado sin hacer nada. He estrenado cuatro piezas de microteatro entre textos míos y textos que he dirigido, y en diciembre de 2014 rodé Por No Morir Nada Más Vernos, mi segundo corto. Escribí un largo tutorizado por el guionista Carlos López durante el segundo año de DAMAAyuda. Estuve también en un programa de sketches de Castilla-La Mancha TV llamado Planeta Tikis Mikis que está actualmente en antena. Y ahora estoy en Atresmedia.

El premio es un sueño hecho realidad. Es el segundo que recibe el corto y es especial porque me lo dieron en Londres, donde pasé seis años de mi vida

¿En qué consiste ahora mismo tu trabajo? ¿Mucha presión?

Pues no puedo contar mucho, solo puedo decir que estoy en el equipo de guión de un nuevo programa que empezará el año que viene si todo va bien. Los guionistas investigamos, escribimos y vamos a las grabaciones, así que cero rutina. El ambiente en la redacción es estupendo. Estoy rodeado de un equipo maravilloso, nos llevamos genial y trabajamos todos muchas horas pero nos reímos muchísimo. Tiempos ajustados siempre, y presión depende de la semana. Más que por la falta de tiempo la presión viene por el nivel de exigencia, pero creo que eso es algo bueno, te ayuda a mejorar, a dar lo mejor de ti, a descubrir de lo que eres capaz. Ando encantado de la vida.

Además del trabajo en la televisión, ¿estás desarrollando otros proyectos?

Además de este trabajo, personalmente estoy empezando a preparar un nuevo microteatro para otoño. Bueno, y acabamos de estrenar Sole Sola en el Teatro Lara de Madrid, que estará en cartel todos los lunes del verano a las 8.15pm. Un monólogo cómico de setenta minutos dirigido por Natalia Mateo, producido por Edu Díaz y protagonizado por Úrsula Gutiérrez que de momento nos está dando muchas alegrías. Llevamos pocos días pero hemos llenado el teatro y la gente se parte de la risa.

Hablemos del corto por el que te han premiado. ¿Cómo surgió la idea?

Creo que fue en un bar, viendo a una de esas parejas que llevan juntas muchos años y que se sientan a tomar algo sin mirarse, sin hablarse. Se tomaron su consumición y se fueron sin cruzar palabra. Pensé en la cantidad de parejas que estarían en la misma situación, que pasarían las noches cenando sin hablar y casi ignorándose. Y luego quise quitarles cualquier distracción y obligarles a hablar de alguna forma. Para eso había solo un camino: dejarles sin electricidad.

¿Fue un rodaje muy complicado?

El reto fue que se entendieran bien los diálogos de los cinco minutos que transcurren en la oscuridad. Había que completar esa información visual que no teníamos con lo que decían los personajes pero sin que se notara que estaba dando información y ubicando a los personajes en el espacio. Pero fue un paseo por el parque, de verdad. Tuve un equipazo alucinante. Cada persona del equipo sabía muchísimo sobre su campo específico, así que yo me dediqué a escuchar y a dejarme asesorar. Creo que un director tiene siempre que rodearse de gente que sepa más que él. Tener la habilidad de escuchar y de saber cuándo aceptar las sugerencias del equipo y cuándo mantenerte fiel a su propio criterio. El trabajo con los actores, que es la parte que más me gusta, fue otra delicia, lo disfruté muchísimo. Raúl Tejón y Esther Ortega son dos fieras y me dieron mucho más de lo que podía soñar.

13351068_10153868923564317_469392715_o

El galardón: importancia y alcance. ¿Cómo lo valoras?

El premio es un sueño hecho realidad. Es el segundo que recibe el corto y es especial porque me lo dieron en Londres, donde pasé seis años de mi vida. Fue como volver a casa a recoger un reconocimiento precioso en compañía de grandes amigos. Es un bombazo para la imagen del corto y un notición, la verdad. Llevamos ya cuatro premios y si bien es cierto que un corto no es algo que se hace con el objetivo de ganar premios, tengo que reconocer que hacen muchísima ilusión. Vamos, que podría yo acostumbrarme a esto.

¿En qué notas que te han servido los conocimientos adquiridos durante el máster?

No sabría por dónde empezar… Lo más importante creo que es no olvidar nunca que escribir es reescribir. Que tienes que querer contar algo y tener claro lo que quieres contar. Y que sí o sí tienes que saber trabajar en equipo.

Comparte: Share on Google+Tweet about this on TwitterShare on Facebook